Archivo de la categoría: Varios temas

Cómo convertir cualquier tele en una SMART TV

Preocupado siempre por la ecología, me pesaba mucho deshacerme de mi tele análoga (viejita) con lo del apagón analógico, tampoco me interesa pagar cable por 100 canales que no veo y tampoco quiero comprar un decodificador para seguir escuchando gritos de programas de variedad o laaaaaaargos comerciales, así que me puse a investigar…

El resultado fue que es posible convertir cualquier tipo tv o proyector en una Smart tv con acceso a internet y tooooooooda la libertad que android nos permite, lo cual se traduce en ver el contenido completo de nuestro smartphone (fotos, videos, películas, documentos, hasta televisión por cable).

Para ello requieres de un convertidor de HMDI a RCA, un anycast, un Smartphone (que puede también ser substituído por una compu viejita, en cuyo caso necesitas otro tipo de convertidor) y una señal wifi, considerando que sólo te haga falta el convertidor y el anycast, deberás invertir aproximadamente $1,200.

También existe la opción de comprar un Smart tv android, que no es una tele, es un aparato que funciona como si fuera un celular, pero sin pantalla, ni conexión telefónica, pues se conecta directamente a cualquier tipo de televisión o proyector vía alámbrica (por cable RCA o HMDI) y por wifi.

Con ello obtenemos libertad plena, buenos programas, las películas cuando queramos y 0 comerciales.

Un pequeño aporte que nada tiene que ver con el derecho, pero me pareció muy práctico, pues siempre me ha gustado la tecnología, si quieres contáctame en ocampoarch@hotmail.com y te apoyo con las dudas que tengas.

No se te olvide darle click en “apoyo” arriba.

Carta poder, poder Notarial y poder en el extranjero.

La inventiva del ser humano lo ha llevado a realizar de alguna u otra forma, todos sus sueños y romper con todas las leyes naturales posibles, es así que el hecho de estar presente en 2 lugares al mismo tiempo, es físicamente imposible, pero legalmente si es posible.

Así como en el teatro los actores representan a otros personajes, de igual forma, un apoderado representa a otra persona distinta y lo que haga utilizando esa representación recaerá en la esfera jurídica de su representado y así como un actor se disfraza para representar mejor a su personaje, así también el apoderado requiere de un documento que le sirve para acreditar la autorización de la persona a quien representa, ese documento se le llama comunmente “poder”.

Ese poder puede ser tanto una carta poder o bien un poder notarial, sus diferencias son las siguientes:

1.- Carta poder.- Conforme al Código Civil para el D.F. puede otorgarse la carta poder siempre y cuando el negocio o acto para el cual se ejercite no exceda de 1,000 veces el salario mínimo vigente para el D.F. y siempre que el acto no deba constar en escritura, es decir, si el acto cubre esos 2 requisitos, podrá otorgarse la carta poder, de lo contrario deberá otorgarse un poder notarial. La carta poder se consigue en cualquier papelería y su llenado es muy simple, al principio se pone la fecha, luego el nombre de la persona o la dependencia a ante quién se hará el trámite, después el nombre de la persona que recibirá el poder (apoderado), después se describe el acto o los actos que podrá realizar el apoderado o el objeto para el cual se otorga el poder y finalmente se asentarán los nombres y firmas de quien otorga el poder (poderdante), quien lo recibe (apoderado) y de 2 testigos, quienes dan fe de que efectivamente fue voluntad del poderdante otorgar el poder (click aquí para obtener un formato de carta poder simple).

2.- Para el caso de que el poder deba ser notarial, simplemente deberá acudir a la Notaría de su confianza con su identificación y darle al Notario el nombre completo de la persona a quien le otorga el poder, así como los detalles del objeto para el cual quiere otorgar el poder, en este caso sólo necesita firmar quien otorga el poder, la ley prevé que el apoderado acepta el poder con el simple hecho de ejercitarlo, por lo cual no es necesaria su presencia ni que firme la escritura del poder.

3.- Existe una tercera forma no muy recomendable y es una combinación de las 2 anteriores, primero se hace la carta poder y luego se acude a la Notaria a ratificar, las firmas de todos (poderdante, apoderado y testigos) no es recomendable porque no hay mejor redacción que la de un profesionista como lo es el Notario y él, al momento de ratificar la firma no se involucra en la redacción, simplemente verifica que las firmas sean de puño y letra de cada uno de los firmantes, además resulta incómodo llevar al apoderado y a los testigos a firmar, siendo mucho más fácil que sólo firme el que otorga el poder como se explica en el segundo punto y, por si fuera poco, el Notario le cobrará lo mismo por ratificar las firmas de 4 personas que por otorgar el poder conforme al punto 2, puesto que tiene que levantar un acta para ambos casos.

Los poderes tienen 3 facultades básicas Pleitos y Cobranzas, con lo cual puede el representante llevar a cabo toda clase de trámites judiciales, Actos de Administración, con las cuales puede llevar a cabo toda clase de actos administrativos sobre los bienes de su representado, inclusive que impliquen la protección de dichos bienes (incluye automáticamente las facultades de pleitos y cobranzas) y Actos de Dominio, con las cuales puede el apoderado actuar “con todas las facultades de dueño”, es decir el apoderado actúa como si fuera el dueño, por lo que puede disponer libremente de los bienes del poderdante para venderlos, regalarlos, etc. (también se incluyen automáticamente las facultades de pleitos y cobranzas y actos de administración).

Pueden sin embargo marginarse las facultades arriba señaladas para que se ejerciten exclusivamente para algún bien o acto en particular, por lo que cualquier acto celebrado fuera de ese bien, no tendrá ninguna validez.

Existe también la necesidad de llevar a cabo un trámite aquí en México, pero se requiere de un poder y resulta que quien debe otorgarlo (poderdante) está en el extranjero ¿qué hacer?, he aquí 3 opciones:

1.- Que el poderdante acuda ante el Cónsul de México en el país donde se encuentre y otorgue el poder con las facultades que sean necesarias, el Cónsul cuenta con funciones notariales y el documento que expide es equivalente al de un Notario, por lo que puede mandar el mismo por paquetería y es válido en toda la República Mexicana.

2.- Para nuestro vecino del norte, puede acudir el poderdante ante un “Notary Public” y otorgar el poder conforme al “Tratado de Washington” de “Uniformidad de los Poderes” del cual es miembro tanto México como nuestro vecino, el poder puede redactarse en ambos idiomas y ser ratificado por el “Notary Public”, luego deberá ser apostillado  (certificación de la autoridad de E.U. de que el “Notary Public” firmante está efectivamente en funciones) y se envía a México, donde deberá ser protocolizado ante un Notario (dependiendo de la legislación del Estado en que se vaya a ejercitar, en el D.F. sí es necesario protocolizarlo). Para el caso de que sea redactado sólo en inglés, deberá traducirse acá en México. El problema que presenta esta opción es que el “Notary Public” no es un perito en derecho como lo es el Notario mexicano, por lo tanto es muy probable que no sepa redactar el poder como es debido, en tal sentido es muy probable que sea necesario contratar los servicios de un despacho de abogados (que estén enterados de la existencia del Tratado) para que les redacte el poder y luego los servicios de un traductor.

3.- Para poderes de cualquier otro país, deberán apostillarse o legalizarse (según si pertenecen o no al convenio para suprimir requisitos de legalización o mejor conocido como “convenio o convención de la Haya”), traducirse si fuere necesario y protocolizarse (y rezar porque funcione en México).

Como todo contrato, el mismo termina con la muerte de alguna de las partes, lo cual resulta lógico, porque es gracias a la capacidad de las personas que pueden ellas obligarse, entonces, si una persona fallece, deja por lo tanto de ser capaz, si ya no es capaz para obligarse, entonces ya no pueden existir actos jurídicos respecto a dicha persona. La excepción sería que el apoderado (o sea, quien recibe el poder) desconozca del fallecimiento del poderdante  en tal caso los actos que celebre el apoderado recaerán en la esfera jurídica del poderdante, existen también otros supuestos de excepción, pero ellos dependen de la legislación local de cada entidad.

Pero el Notario de su confianza podrá ampliarle esta información, por lo que acuda mejor con él.

Vea también Poder Irrevocable

Si te gustó este blog da click en “Apoyo” arriba, bajo el agua 🙂 o en el menú del lado izquierdo.

¿Cómo hago un escrito a un juez?

Aquí un tema delicado la “auto-defensa” que es equiparable a la “auto-medicación”, con la diferencia que al menos aquí no habrá muerte o intoxicación, lo peor que puede pasar es que se pierda el caso, pero con algo de dedicación y asesoria también se puede ganar, o por lo menos se ganará conocimiento “para la próxima”.

Considero que en la evolución del derecho existe un momento muy importante: el siglo de la Ilustración, antes de ella todo era obscuridad, existían inmensos océanos de leyes, decretos, cédulas, jurisprudencias, etc., muchas veces contradictorias entre ellas y todas aplicables a un solo caso o al mismo tiempo, así que el buen abogado era el que había logrado bucear en ellas y salir vivo para contarle al Juez “su” verdad, obviamente favorable a su defendido, fue entonces cuando a un grupo de brillantes mentes se les ocurrió eliminar ese océano legislativo y juntar todo ello en un solo librito al que llamaron “Código”, el cual sería redactado en forma sencilla para que cualquier mortal pudiera entenderlo, sin necesidad de ser abogado, con la firme convicción de que así se daría certeza jurídica a la actuación de las personas. Fue así que toda la teoría del derecho fue recopilada, clasificada y puesta a disposición de la gente en los diferentes códigos, separados por materias y en su redacción subdivididos por temas.

¿Qué paso después? pues nada que “democráticamente” se “eligió” a un señor diputado o senador, que antes era boxeador o líder o cantante o simplemente amigo del amigo de un amigo al que le cargaba “las petacas” y ahora resulta que este “representante del pueblo” tiene “compromiso” con el partido que lo puso en esa chambita y pues ahora tiene que votar en favor de una leyecita que le conviene al partido o que es “popular” (aunque de fondo nada resuelva y tal vez hasta complique las cosas) y que redactó sobre las rodillas algún dizque “genio”, todo ello da como resultado leyes contradictorias, imprecisas, con conceptos erróneos y laaaaaaargas y acaloradas discusiones de interpretación entre todo estudioso del derecho que no entidenden si el legislador quiso decir que sí o que no o que a lo mejor sí (algo así como la calificación correcta o no de un penaltie en el football).

Normalmente nuestros sabios maestros dicen que “los códigos no dan clases” lo cual es muy cierto, ha pasado tanto tiempo desde su  promulgación que han perdido su sentido enciclopédico, inclusive muchas de sus materias han sido extirpadas y nuevamente convertidas en leyecitas autónomas, un balde mas al mar legislativo, así que para saber de un tema hay que nadar en varias de ellas para luego encontrar que faltaron detalles de algún reglamento o circular.

Será también el problema de que nunca se ha logrado alcanzar el nivel de sencillez suficiente para que sea entendido por todos, porque siempre existen conceptos jurídicos que no están al alcance de todos (finalmente por eso es una profesión) o será que a cada “no” le queremos dar la vuelta para convertirlo en “tal vez si” o de plano en “si”, o será que el humano siempre inquisitivo e inquieto es inconforme por naturaleza y hacemos un infierno del paraíso.

En fin la realidad es que en algún momento necesitaremos de un abogado ¡¡¡pero que salga gratis!!! y el abogado querrá salir de pobre de su cliente (ante todo la ley del embudo, la inquietud humana), en fin razones sobran para querer “autodefenderse”, de hecho la ley lo permite se llama actuar “por su propio derecho” o sea, sin ser representado por ningún abogado.

El problema es que al lego le parecerá que ingresa a mar abierto con nada mas que sus pulmones de salvavidas, por eso yo recomiendo agarrarse de una tablita y tener siempre un abogado para, al menos, consulta. La administración de justicia es gratuita dice la Constitución en su art. 17 (el ser humano siempre tan soñador y siempre tan inquieto), por ello existen en los tribunales los llamados “abogados de oficio” cuyo sueldo lo paga el Estado (en realidad nada es gratuito, porque el Estado les paga de los impuestos que nos cobra, léase predial, IVA en cada articulo que compramos, Impuesto Sobre la Renta, etc.), también esta el DIF de su localidad y los de algunas universidades, todos ellos dizque gratuitos. He sabido de personas que se expresan muy bien de ellos y otras que por el contrario se quejan, yo opino que “en la forma de pedir está el dar”, hay que tomar en cuenta que esas personas tienen también un sueldo muy bajo y una carga de trabajo enorme (lo que al mismo tiempo les da mucha práctica), así que si se les puede apoyar de alguna forma, pues habrá mejores resultados en su desempeño, por apoyo no estoy hablando de corrupción, estoy hablando de realmente ayudarles como por ejemplo, elaborar los escritos para que ellos los corrijan, ir a ver los acuerdos a los Juzgados, tramitar la documentación que sea necesaria, y porqué no de vez en cuando llevarlos a comer, o llevarles un jugo, etc., todo ello con una doble finalidad por un lado ayudarles y por otro que usted aprenda.

Existen también diversos libros llamados “prácticas forenses”, los cuales traen ya los formularios o machotes básicos de todo juicio, así mismo en la actualidad se puede encontrar en los propios tribunales cd’s con toda la legislación del país y también con formularios.

 

Finalmente puedo decir que no es tan difícil hacer una promoción simplemente hay que seguir los cánones y la lógica:

 

 

               (Aquí arriba a la derecha va el “rubro” del

               juicio con esto el archivista sabrá a qué

               expediente le corresponde su promoción y

               pasará todo junto al juez, su promoción y

               el exp., se suele redactar de la siguiente

               forma:

               –APELLIDOS Y NOMBRE DE LA PERSONA QUE

               INICIO LA DEMANDA (parte actora en el

               “argot” jurídico, porque actúa ejercitando

               el derecho que la ley le confiere)

               -VS (fórmula latina que significa “versus”

              o sea “contra”)

               -NOMBRE DE LA PERSONA EN CONTRA DE QUIÉN SE

               INICIO LA DEMANDA (parte demandada)

               -TIPO DE JUICIO (divorcio, ordinario civil,

                etc.)

               -NUMERO DE EXPEDIENTE

 

 

C. JUEZ (poner número de Juzgado y lugar al que pertenece o sea, su jurisdicción)

 

 

 

(NOMBRE DE LA PERSONA QUE ESTÁ PROMOVIENDO), en mi carácter de X, personalidad que tengo debidamente acreditada en los autos del juicio citado al rubro (si la persona directamente interesada no puede estar acudiendo a los tribunales, se puede autorizar a alguien más para que esté consultado el expediente con la siguiente fórmula: “autorizando a X persona para oír y recibir todo tipo de notificaciones en mi nombre”), con el debido respeto comparezco a exponer: (en pocas palabras se le está informando al Juez quién le habla con qué carácter (actor, demandado, albacea, etc.) y a qué va)

 

(Aquí se desarrolla el motivo por el cual se acude ante el Juez, habrá que tener especial cuidado en desarrollar las ideas en forma clara, concisa y con los debidos fundamentos de derecho, seguramente aquí requerirá del conocimiento del abogado).

 

Expuesto lo anterior, a Usted C. Juez le pido se sirva: (es una fórmula sacramental para indicar al Juez que se ha terminado de desarrollar la idea)

 

 

PRIMERO (o único si sólo es un pedimento).- (aquí se resume en forma concreta qué se le pide al Juez)

                                        PROTESTO LO NECESARIO

 

                                    Mexico, D.F. a (fecha actual)

 

                                              Firma

Si te gustó este blog da click en “Apoyo” arriba, bajo el agua :)  o en el menú del lado izquierdo.