Archivo de la categoría: Taxis y transporte público

Pérdida de Factura de automóvil

¿Cómo obtengo una factura de mi vehículo si la extravié?
En primera instancia hay que levantar un acta ante el Ministerio Público para efecto de protegerse legalmente para el caso de que alguien llegare a encontrar esa factura y llegare a hacer algún mal uso de la misma.
En cuanto a acredtiar la propiedad de un vehículo sin factura Existen varias posibilidades:
1.- Si es el primer dueño del vehículo y el mismo no tiene más de 5 años, puede acudir a la agencia automivilística vendedora y obtener una reexpedición del documento.
2.- Algunas agencias no tramitan reexpedición de facturas y sólo expiden una copia simple, en tal caso habrá que acudir a la Notaría de su confianza para que el Notario certifique que la copia coincide fielmente con su original, para lo cual el Notario deberá ir a la agencia y ver físicamente la copia que obra en los archivos de la agencia.
3.- Para el caso de que no sea el primer dueño, o bien que la agencia no permita ver sus archivos al Notario, deberá iniciarse un juicio mediante el cual deberá acreditarse fehacientemente que el vehículo es y ha sido propiedad del demandante. La copia certificada de la sentencia que concluya el procedimiento servirá como título de propiedad. ESTE ES EL TRAMITE CORRECTO QUE DEBERÍA HACERSE en estos casos.
4.- Sin embargo una última opción práctica es que acuda al Notario de su confianza con 2 testigos (que no sean parientes) y solicite una “información testimonial”, el cual es un instrumento mediante el cual el Notario recibe el dicho de los testigos quienes manifiestan que saben y les consta que el vehículo es propiedad de la persona que los presenta, el instrumento que el Notario elabora no es más que un medio de prueba para acreditar la propiedad, por lo que propiamente no es un “título de propiedad”, sin embargo, casi todas las dependencias de gobierno lo aceptan como tal, inclusive es mal llamado “factura notarial” (mal llamado, porque, como ya expliqué antes, no es un título, mucho menos una factura). Sólo he tenido noticias de algunas aseguradoras que no lo aceptan como documento que acredite la propiedad. La “Información Testimonial” es un documento personal, es decir, sólo acredita la propiedad a favor de quién la solicitó (cosa que no sucede con la sentencia citada en la solución 3, ése si es un verdadero título de propiedad), para el caso de que el vehículo se venda, el comprador deberá realizar otra información testimonial, para la cual puede relacionarse la anterior, e inclusive, puede acudir el vendedor como testigo.
5.- Una quinta posibilidad es la que disponga la ley del Estado, ya que en algunos se puede acreditar la propiedad en diversa forma de los 4 puntos aquí expuestos, para lo cual habrá que acudir a la Secretaría que regule el transporte en su localidad.
Si te gustó este blog da click en “Apoyo” arriba, bajo el agua 🙂 o en el menú del lado izquierdo.
Anuncios

Placas de Taxi

NO ARRIESGUE SU PATRIMONIO, ESTA PROHIBIDO CUALQUIER TIPO DE COMERCIO DE LAS PLACAS DE TAXI.
El Estado es la única entidad autorizada por la ley para prestar el Servicio Público de Transporte de Pasajeros, sin embargo, la propia ley autoriza a que dicho servicio sea “concesionado” a particulares que cumplan con ciertos requisitos, es decir, se le concede autorización a una persona que cumple con los requisitos para prestar el servicio.
En tal sentido, LA CONCESION NO ES UN TITULO DE PROPIEDAD, SOLO ES UNA AUTORIZACION para que una persona (concesionario) pueda prestar el servicio de transporte,  si otra persona distinta lo presta, la Secretaría no puede asegurar que ésta otra persona cumpla con los requisitos necesarios. Por esta razón, la ley faculta a la Secretaría a REVOCAR LA CONCESION de las placas para el caso de que el titular de la concesión no preste el servicio, o bien haya vendido o rentado o en cualquier otra forma comerciado con las placas.
SIEMPRE ha existido la prohibición de enajenar las placas, sin embargo, antiguamente la ley permitía la cesión de derechos de la concesión PREVIA AUTORIZACIÓN de la propia Secretaría, en la práctica, se iba al módulo correspondiente y se llevaba a cabo la cesión de derechos con dicha autorización, previo pago de derechos y cubiertos los requisitos necesarios, además la concesión de las placas NO TENIA VIGENCIA. Con esta práctica, se acostumbró a la población a creer que las placas eran de su propiedad y simplemente se hacía un cambio de propietario, como si fuera el de un vehículo.
ACTUALMENTE:
1.- LA CONCESION DE LAS PLACAS TIENEN VIGENCIA, y sólo la Secretaría es quien puede decidir si al término prorroga la vigencia o las cancela.
2.- Entre el 2002 y el 2007  SE REFORMO LA LEY y se elminó la parte que permitía ceder los derechos “previa autorización” de la Secretaría, apartir del 2007  se regresó a la antigua redacción de “previa autorización”, sin embargo a la fecha actual no existe un procedimiento claro para llevar a cabo dicho trámite. No obstante apartir del 2002 también se reformó en el sentido de considerar la concesión como una especie de “patrimonio familiar”, en tal sentido, LA LEY PERMITE la cesión de derechos en favor de los familiares siempre y cuando el titular haya fallecido o esté imposibilitado para prestar el servicio y soliciten la cesión de derechos los parientes directos del titular de la concesión.
En tal sentido, comprar, ceder, enajenar, rentar o comerciar con las placas de taxi, es un riesgo que puede acarrear la cancelación de la concesión y consecuente la pérdida del patrimonio invertido en ella, inclusive la venta de las placas puede acarrear el delito fraude, por parte del vendedor, por disponer de algo que no le pertenece.
ADEMAS, existe una red mafiosa de falsificación de láminas, títulos de concesión y modificación a las bases de datos, tan bien estructurada que ni siquiera la propia autoridad puede distinguir quién es legítimo concesionario de un número de placas, estoy seguro que nuestras autoridades están trabajando horas extra para el saneamiento de esas irregularidades (motivo principal por el que se cerró el trámite de cesión de derechos desde 1997), pero mientras eso sucede, EL COMERCIO EN GENERAL DE PLACAS DE TAXI ES UN RIESGO A SU PATRIMONIO.
En cuanto a los famosos “amparos de taxi”, se ha hecho un fraudulento mercado negro de ellos. El amparo es un trámite judicial que tiene por objeto determinar si una ley o la acción de una autoridad es contraria a las disposicones constitucionales, como medida preventiva al iniciar el juicio de amparo, el Juzgado suspende las posibles acciones que la autoridad pueda ejercer en contra de quien solicite el amparo. Dicha suspensión es PROVISIONAL EN TANTO SE RESUELVA EL JUICIO, es decir en tanto el Juez dicte sentencia, lo cual podrá tardar un par de meses, cuando mucho y normalmente el Juez, nunca le da la razón en su sentencia a la persona que se quiera amparar, tratándose de placas de taxi.
Por otro lado resulta que la ley sólo protege a personas y a los bienes que a ellas le pertenecen, es decir su patrimonio, en tal sentido, toda determinación judicial que verse sobre el patrimonio de una persona, es exclusiva para esa persona, una vez que los bienes salen del patrimonio de esa persona, también dejan de surtir efectos las determinaciones judiciales. En tal sentido el amparo es una resolución de carácter personalísima, intransferible, o sea el amparo no se puede ni rentar ni vender.
El fraude en los amparos con las placas de Taxi consiste en que una persona inicia un trámite para obtener un amparo, se le otorga la suspensión provisional de los actos que la autoridad pueda ejercer en contra de esa persona en particular, pues bien, esa persona FRAUDULENTAMENTE vende, o lo que es peor RENTA, esa supensión la cual es provisional hasta en tanto se resuelva el juicio, además que es personal, esa suspensión es intransferible, además TODOS LOS JUICIOS DE AMPARO, SE RESUELVEN CON LA NEGATIVA DEL AMPARO, o sea, la Suprema Corte de Justicia de la Nación determina que la Constitución, o se la Ley Suprema, no protege NI AMPARA, a la persona que solicitó el trámite en contra de los actos de una autoridad, es decir, que SETRAVI está actuando conforme a la ley y quién solicitó el trámite, deberá someterse a lo que la autoridad de ordene. Sin embargo, las mafias siguen rentando y vendiendo dichos amparos, aún a sabiendas de que saben perfectamente cuál será la resolución final (actualización 2010: al parecer esta práctica ya no se lleva a cabo puesto que desde hace mucho tiempo no tenido noticias de algún taxi “aparado”).
No podemos negar que siempre ha existido el comercio de las placas de taxi, ellas son una forma de vida para muchas familias que honradamente las trabajan, además ¿qué puede hacer la familia si tiene que afrontar una emergencia económica y sólo cuenta con las placas del taxi? ¿qué puede hacer el padre que toda su vida mantuvo a su familia de las placas de taxi y ahora ya no puede trabajarlas y sus hijos no están intersados en ellas porque son profesionistas exitosos? ¿qué puede hacer la viuda con las placas de su marido si ella no puede prestar el servicio? ¿qué puede hacer el desempleado que sólo tiene suficiente capital para invertirlo en comprar unas placas de taxi? La ley prevee que las placas son una especie de “patrimonio”, sin embargo anteriormente (entre 2002 y 2007) no permitía su comercialización, por lo que, bajo ciertas circunstancias ataba de manos a los concesionarios lo cual yo si creo que era injusto y el colmo es que se han utilizado políticamente para recaudar votos y dinero de la población con la regularización de placas o la tolerancia de taxis piratas. Actualmentes existe una esperanza (de hecho existe desde el 2007 que fue nuevamente reformada la ley) y que se regrese a la libertad para ceder los derechos de la concesión con un simple aviso a SETRAVI.
Si usted, a pesar de todo lo que le he contado, piensa todavía comprar unas placas, es posible que exista alguna forma de minimizar un poco los riesgos, pero sigue habiéndolos.
Si te gustó este blog da click en “Apoyo” arriba, bajo el agua 🙂 o en el menú del lado izquierdo.